¿Cuéntas con alguno de estos productos?

- Amparo seguro
- Plan Vida Médico
- Resguardo oportuno

¿Te gustaría contratar un seguro que te ofrezca telemedicina?

Permítenos asesorarte

Cómo un seguro hospitalario te ayuda a cuidar tu salud y patrimonio

Cómo un seguro hospitalario te ayuda a cuidar tu salud y patrimonio

En tiempos de pandemia por el Covid-19, creería que la respuesta es un tanto obvia. Alrededor del mundo se han conocido realidades muy adversas, de personas y familias enteras que lo han perdido todo, por los gastos de esta enfermedad. En Ecuador, según organismos regulatorios, el costo promedio por día para el tratamiento del Covid-19 en un hospital oscila entre los USD 1.300 a los USD 2.500, dependiendo de cada diagnóstico clínico. Y si a este valor sumamos los días que implica el

tratamiento hospitalario

y, posteriormente, el tiempo de un tratamiento post Covid-19, la cuenta solamente, se incrementa. Muy pocas personas, al menos en el país, tienen la capacidad de pagar cantidades irrisorias de dinero por hospitalización, de hecho, por esta razón (entre muchas otras) el sistema de salud del Ecuador colapsó.

En Estados Unidos hay una frase conocida que reza: “los servicios de emergencia de los hospitales estadounidenses pueden salvar vidas...y arruinar cuentas bancarias”. Lo que sucede es que en este país, acudir a urgencias o hasta programar una operación puede resultar tan costoso como para acabar convirtiéndose en un punto de inflexión en la vida de pacientes que son dados de alta con inmensas deudas de miles de dólares. Recientemente, una encuesta del grupo de investigación NORC, de la Universidad de Chicago, determinó que el 57% de los estadounidenses asegura haberse llevado una sorpresa con una factura médica en los hospitales.

En este caso, así como en muchos más, definitivamente, un

seguro hospitalario

te ayuda a cuidar tu salud y tu patrimonio. Lo que sucede también es la permanencia en una casa de salud puede complicarse o al menos es impredecible.

En Estados Unidos, por ejemplo, la duración de una estadía en una clínica fue de 6 días. Si estás enfermo o si sufres una lesión que requiera tu

hospitalización,

los costes empezarán a acumularse rápidamente y pueden convertir la “estadía” en el hospital en un verdadero problema desde el punto de vista económico.

Si no cuentan con un respaldo económico a través de una

póliza de seguro

la situación podría complicarse aún más. Un seguro de hospitalización te ayudará a afrontar costos imprevistos, incluso si es que el ingreso en el hospital ya estaba programado; en definitiva, el seguro hospitalario puede ser de gran ayuda. ¿Los motivos? Primero porque al contar con uno, recibirás la prestación de servicios, independientemente de que utilices médicos de la red de la empresa. Además, este tipo de

pólizas

son distintas a las tradicionales en donde afrontas deducibles, en realidad, no los considera. Asimismo y depende del alcance, es posible que no solo el titular de la cuenta sea el beneficio, sino también los demás integrantes de la familia. Otro punto a considerar es que puedes renovar las prestaciones hasta los 65 años y, pasada esa edad, puedes hacer un alcance con otro tipo de entregables.

¿Qué cubre un seguro de gastos hospitalarios? El seguro de

gastos hospitalarios

abona una cantidad fija por cada día que pases ingresado en un hospital, hasta una cantidad máxima (establecida en tu póliza) por año. Además, en función de la prima que pagues podrás tener derecho a compensación por otro tipo de servicios, como servicio de traslado en ambulancia, atención médica en la sala de emergencias, cirugía, honorarios de anestesiólogo y otros rubros.

Lo atractivo de contar con un seguro hospitalario es que además, los reclamos que realices en tu compañía de seguros, podrás usarla para gastos de toda índole. Así es, la prestación económica que recibas la puedes utilizar como consideres oportuno: para tus facturas del hogar, deducibles de otros seguros médicos, copagos, rehabilitación, entre otros. Además, como política de transparencia, los pagos a realizarse, lo hacen al titular de la póliza directamente, y no a doctores, hospitales u otro tipo de proveedores de servicios. Lo único que se deberá considerar es cómo quieres que se realice este reembolso, ya sea por cheque o transferencia bancaria.

A diferencia de otras pólizas, esta no tiene tiempo de carencia. Desde el momento en que firmes el contrato, tu seguro hospitalario entra en vigencia, sin esperar plazos de inicio. Así también sucede con el proceso de reclamación. Para contratar un servicio como este, es recomendable investigar opciones, a partir de las siguientes consideraciones principales: prima a pagar, plazos de pagos, cobertura específica, alcance nacional e internacional.

Seguros del Pichincha cuenta con un seguro denominado Hospi Protección, un producto complementario que brinda un respaldo económico en el caso de una hospitalización. De hecho, en el caso de que el titular la póliza o su cónyuge lo requiera, este plan pagará un valor por cada día en el hospital, ya sea para cubrir los gastos de la estadía u otros rubros de hasta USD 3.000.

Por esta y más razones, un seguro hospitalario cuidará tu salud y patrimonio. Por más bueno que sea un seguro médico tradicional, siempre habrá gastos adicionales que no se contemplan, además al tener uno, habrá una garantía de atención de forma permanente, lo cual ayudará a tus chequeos constantes. Además, es una de las mejores opciones a nivel de seguros médicos, ya que brindan un soporte económico adicional que protegerá, de forma paralela, todos tus ahorros materiales y, por supuesto, emocionales. ¡Recomendable al 100%!