Reportar un siniestro
Recomendar

¿Cómo salir de deudas? Algunos consejos

¿Quién no ha acumulado una deuda a lo largo de su vida? Seguro que habrá excepciones, pero, sin duda, las deudas en nuestro tiempo han sido un camino efectivo para salir de apuros económicos que nunca faltan. El problema no está tanto en adquirir deudas, sino en no saberlas pagar.

Cómo salir de deudas de tarjetas de credito

A continuación, vamos a sugerir algunos consejos para que las deudas no terminen siendo deudas “eternas”, ni quebraderos de cabeza que puedan afectar el equilibrio financiero de nuestra familia, y, mucho menos, el equilibrio emocional de nuestro círculo más cercano. Y es que las deudas mal llevadas no solo ponen en riesgo el patrimonio familiar, sino también la estabilidad de nuestras relaciones afectivas.

Lo primero que debemos saber es identificar la pertinencia o no de adquirir una deuda. Pues no es lo mismo, endeudarse en un período de la vida en la que se tiene un trabajo estable, por tanto, un sueldo fijo, y prestaciones sociales, que hacerlo cuando estamos en el desempleo, es decir, en época de vacas flacas.

Así que será fundamental saber cuándo adquirir una deuda para saber si se va a contar con recursos en el futuro que permitan después cubrirla.

La otra condición fundamental antes de adquirir una deuda, es saber con precisión si el monto de esta, combinado con el cálculo del interés y el tiempo en el que se debe pagar, es manejable en relación con el nivel de ingresos familiares.

Por poner un ejemplo, si se gestiona un préstamo de $ 1500, para pagarlo en tres meses, y los ingresos mensuales son de $ 500, por simple lógica puedo llegar a la conclusión de que esa deuda es impagable, a no ser que estemos dispuestos a sacrificar la alimentación, el arriendo, el transporte y la salud de toda la familia. Lo que, sin duda, no es realista.

Hasta aquí, entonces, los dos primeros consejos. El primero tiene que ver con el momento oportuno para adquirir una deuda, y, el segundo, con el monto de la deuda, que siempre debe estar en relación con los ingresos mensuales. Ahora bien, la vida también tiene imprevistos, y no siempre podemos prever un cambio en las circunstancias laborales, o en el nivel de ingresos que tengamos.

Por eso cuando se adquiere una deuda, y de un momento a otro, por alguna circunstancia eventual nos quedamos sin esos recursos con los que contábamos para pagarla, también debemos estar preparados y desarrollar una estrategia para sacárnosla de encima.

Una vez que la deuda se ha acumulado lo primero que debemos hacer es aceptar que hay un problema financiero en nuestra economía doméstica. No aceptarlo podría acarrear innumerables problemas, desde seguir despilfarrando los escasos recursos como si no pasara nada, o, incluso, llegar a tener problemas legales. Así que lo primero que se recomienda es reconocer que se tienen deudas para poder enfrentarlas.

Cómo salir de deudas bancarias

Luego será importante cuantificar el monto de la deuda para saber a ciencia cierta cuánto de nuestro presupuesto mensual se va a destinar a su pago. Es decir, para elaborar una estrategia de pago, hay que saber con certeza cuánto se debe.

Una vez conocido este dato, el siguiente será elaborar un cálculo que identifique claramente cuáles son los pagos fijos mensuales “básicos”, por ejemplo, para cubrir los gastos de alimentación, salud y transporte, y aquellos gastos “complementarios”, destinados a la recreación.

Al distinguir estos gastos fijos, y al clasificarlos entre básicos y complementarios, se tendrá una idea clara de cuál es la demanda real de ingresos de la familia, y por otro lado se podrá conocer cuáles gastos no se pueden suprimir y cuáles sí. Por lo general, los gastos complementarios son lo que sufren las consecuencias en un período de deudas.

Salir más rápido de las deudas

Salidas de paseos, visitas al cine, tomarse un helado son actividades recreativas, de las cuales podemos prescindir. Sin embargo, aunque recortemos gastos en estas actividades, eso no necesariamente significará sacrificar la calidad de vida. Hay muchas formas alternativas de seguir recreándonos sin gastar tanto dinero.

Los paseos dentro de la ciudad, el cine en casa o los helados caseros podrían ser una excelente forma de ahorrar esos centavos, que bien podrían ayudarnos a salir más rápido de las deudas.

Por supuesto, si son varias las deudas, lo recomendable es que se comience a pagar todas al mismo tiempo, destinando la cuota mínima para cada una de ellas, excepto las que mayor interés generen. Ahí lo ideal será destinarle al pago de esa deuda una mayor cantidad de dinero para que se pueda salir más rápido de ella.

Ahora bien, siempre es recomendable contar con fondos de ahorro de emergencia, que nos permita acudir a él en casos extremos. En definitiva, las deudas no tienen por qué ser un dolor de cabeza si sabemos cómo manejarlas con mesura e inteligencia, dando los pasos correctos.

Seguro de salud y vida en quito ecuador seguros del pichincha

Te puede interesar:

Piojos, cómo prevenir
Conoce los tipos de riesgos a los que estás expuesto y la forma de como afrontarlos. Existen riesgos laborales, físicos, personales que puedes asumir.
Consejos para el primer día de clases
¿Cómo hacer que mi hijo deje el pañal?