Reportar un siniestro
Recomendar

SOS Piojos, cómo prevenir, evitar y qué medidas tomar

Los piojos son parásitos diminutos que se transmiten por contacto directo entre personas o por compartir prendas de vestir, especialmente sombreros, camisetas, vinchas, cascos de bicicleta, abrigos, toallas, bufandas y hasta audífonos.

Los más expuestos son los niños, tanto por su actividad diaria como por su tendencia natural a jugar y tener contacto directo con otros niños. Para evitar una infestación, por lo tanto, es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones que reducirán los riesgos de contagio, y en el caso de que aparezcan te traemos algunas medidas que deberás adoptar lo más pronto posible.

Cómo prevenir

Contrariamente a lo que suele pensarse, los piojos no aparecen por falta de higiene por ende suele ser difícil localizarlos cuando aparecen por primera vez. Para prevenir su aparición, es necesario enseñar a los niños la importancia de no compartir ciertas prendas u objetos, especialmente aquellos que entran en contacto directo con la cabeza como vinchas y gorras, peinillas y cepillos, bufandas, toallas, entre otras cosas.

A la vez, es necesario evitar actividades que supongan el contacto directo entre cabezas, y mantener las prendas de vestir alejadas de zonas comunes como armarios o percheros. Esto evitará sobre todo que se transmita a personas adultas o a otros miembros de la familia. Los piojos se transmiten rápidamente, pero no pueden vivir más de un día fuera del cabello humano, por lo que evitar este tipo de contactos es muy efectivo para prevenir infestaciones.

Algunos síntomas

Para saber si los niños tienen piojos o empiezan a tenerlos, es útil fijarse en ciertos síntomas que son comunes y permiten actuar rápidamente. El más evidente es la picazón. A pesar de que la alergia a algunos productos como el shampoo pueden ocasionarla, la picazón provocada por piojos es recurrente y molestosa, y normalmente los niños se mostrarán más incómodos con ella.

Es posible también que la picazón sea causada por caspa, pero distinguirlo en ese caso es más sencillo. Si al rascarse la cabeza no aparecen partículas de piel, es posible que se trate de piojos. Otros síntomas incluyen sensaciones de que algo se mueve en el cabello o el cuerpo; pequeñas heridas provocadas por rascarse continuamente en la misma zona; dificultad para dormir, pues los piojos son nocturnos y suelen ser más molestosos durante la noche; pequeños bultos rojos en la cabeza, el cuello o zona púbica; irritabilidad y el aparecimiento de huevos de piojo, que se ven como pequeños puntos blancos o amarillos en el cabello.

Reconocer

A pesar de que estos síntomas son fácilmente distinguibles, muchas veces no aparecen sino a partir de las tres semanas de haber adquirido estos visitantes incómodos, en especial si es la primera vez que la persona ha sido infestada. Sin embargo, los piojos no son transmisores de enfermedades y pueden ser eliminados, por lo que no hay por qué alarmarse.

Para reconocerlos, lo mejor es empezar por humedecer el cabello. Los piojos no tienen alas, pero pueden moverse muy rápidamente. Humedecer el cabello los detiene y hace que sea más fácil observarlos. Una vez humedecido, hay que cepillar lentamente con una peinilla muy fina, separar por partes y alumbrar el cuero cabelludo con una luz brillante.

Si el pequeño tiene piojos, verá unos insectos muy pequeños, del porte de semillas de ajonjolí, o pequeños nidos blancos que aparecen engarzados finamente en el cabello. Es posible confundir los nidos con polvo o tierra, no obstante, una manera eficaz de distinguirlos es tratar de eliminarlos; mientras que la tierra se quita rápidamente, los nidos son difíciles de remover.

Tratamientos

Si ha identificado piojos en el cabello, lo primero es fijarse si la infestación es fuerte o leve. En el primer caso, lo más efectivo es visitar al médico y utilizar medicamentos más enérgicos, dependiendo de la edad del niño.

Si es leve, es posible tratarlos con algunos medicamentos menos invasivos, aunque normalmente requieren de más aplicaciones y suele ser necesario repetirlos. Estos medicamentos pueden encontrarse fácilmente en farmacias comunes, como loción o shampoo, que generalmente contienen algún Pediculicida, como piretrina o permetrina.

Asegúrese de seguir las instrucciones y de tener en cuenta las contraindicaciones y límites de edad para cada medicamento. Una vez finalizado el tratamiento, cambie totalmente de ropa y lave bien cualquier toalla o implemento utilizado. Espere de ocho a doce horas para volver a revisar y cerciorarse de que los piojos han muerto y, por último, use una peinilla muy fina nuevamente para quitar todos los piojos y huevos que han quedado en el cabello.

Después del tratamiento

Una vez realizado cualquier tratamiento, sea a través de un medicamento recetado por el médico o de uso común, es prudente revisar el cabello cada cierto tiempo por si aparecen nuevos insectos o sus huevos. En el cabello mojado, use nuevamente la peinilla para seguir quitando cualquier resto que pueda quedar.

En el caso de que encuentre nuevos nidos o insectos, repita el tratamiento hasta que los piojos hayan desaparecido completamente. Normalmente, los remedios de uso común suelen requerir de dos aplicaciones, pero si persiste, es mejor visitar al doctor.

En cualquier caso, es posible tratar los piojos caseramente mediante el uso de sustancias oleosas, como aceite de oliva o aceites esenciales y mantequilla, que los matan por sofocamiento. Para ello debe aplicar y dejar durante la noche. Sin embargo, para resultados más efectivos y veloces, es mejor acudir al dermatólogo o usar correctamente los productos ofrecidos en las farmacias.

Al tener tu seguro Vida Protegida, puedes solicitar una cita con pediatría, para que así un médico experto puedo revisar a tus hijos y poner fin a las molestias que causan los piojos. Siempre será este el camino más recomendable, ya que tu familia estará en las mejores manos.

Para conocer más sobre los beneficios de Vida Protegida, sigue el enlace a continuación

Te puede interesar:

¿Qué hacer con tus hijos después de clases?
Cómo tener un embarazo saludable
¿Qué tipos de Seguros existen en Ecuador?
La risa: medicina y antídoto