Reportar un siniestro
Recomendar

¿Cómo entender y ayudar a tu hijo adolescente?

Consejos de como tratar y entender a un hijo adolescente.

Según la Real Academia de la Lengua, la adolescencia corresponde al período de la vida que sigue a la niñez y precede a la juventud. Es decir, es un tiempo de tránsito de una etapa a otra de la vida.

Es bien conocido que abandonar algo es siempre doloroso, así sea, incluso, para ir al encuentro de algo extraordinario. Del mismo modo, arribar a un nuevo lugar trae consigo siempre la inquietud de aquello que no se conoce. Dolor por lo que se deja e incertidumbre por lo que vendrá. Este es el motivo por el que la palabra adolescencia coincide con el significado de la palabra adolecer.

Consejos de como tratar a un hijo adolescente.

Sin embargo, este período vulnerable en la vida de las personas, también puede ser una gran oportunidad para orientar con paso firme al adolescente en su camino hacia la juventud y la vida adulta. Para lograr este objetivo, los seres queridos que acompañan el día a día del adolescente deben estar atentos y preparados para ofrecer el sostén necesario que este período de la vida requiere.

Los cambios que sufre el niño en la adolescencia acontece en todos los niveles de su vida., tanto físicos y psicológicos. Estos se viven como una transformación drástica, que puede generar sufrimiento en el adolescente. Por eso es necesario de parte del adulto, afrontar este momento con extremo cuidado y sensibilidad, así como con una buena dosis de información especializada.

En relación a los cambios físicos que se experimenta en los primeros años de esta etapa, y que generan tanta preocupación entre los adolescentes, es importante que los adultos procuren abordar este tema de tal modo que el adolescente no sienta que su privacidad está siendo invadida.

Por eso, cualquier evento indirecto que pueda asociarse a este cambio podrá ser un buen pretexto para referirse a él como algo natural, que tiene su tiempo de desarrollo, y que, por lo tanto, es pasajero. La idea de que esta transformación la experimentan todas las personas y que no dura para toda la vida, puede ayudar a reducir la ansiedad que estos cambios repentinos provocan en el adolescente.

Con respecto a los cambios psicológicos, cabe resaltar que el principal rasgo de este período en relación a este tema es la necesidad que surge en el adolescente, por un lado, de reafirmar y consolidar su identidad personal, que está en proceso de formación, y, por otro lado, el deseo irrefrenable de independencia, así como de experimentar cosas nuevas que aparecen en esta etapa.

Como se puede ver, es un período de muchas inquietudes que si no tienen el soporte adecuado pueden conducir al adolescente a tomar malas decisiones. Lo más importante es lograr conducir al adolescente de forma gradual a vivir su independencia de manera plena y responsable.

¿Cómo puede crearse un vínculo de confianza con los jóvenes adolescentes? Por supuesto, cualquier respuesta de parte del adulto que genere rechazo en el adolescente será un punto menos a su favor. Por tanto, evitar la confrontación será un objetivo primordial. Ante la actitud “rebelde” del adolescente, no es nada recomendable hacer uso del castigo, del “llamado de atención” o de los “monólogos” aleccionadores.

La rebeldía surge ante la demanda de los adolescentes por mayor libertad. Por eso la autonomía del joven adolescente debe ser progresiva. Hay que buscar la forma de encontrar actividades gratificantes que le permitan satisfacer esta necesidad.

recomendaciones para padres de como tratar hijos adolescentes.

Otorgarle responsabilidades, de acuerdo a sus posibilidades, que traigan consigo un aprendizaje placentero, así como darle un margen de libertad para que tome sus propias decisiones con respecto a temas que afirman su identidad personal pueden ser estrategias muy eficaces para aligerar los conflictos, característicos de esta edad.

En definitiva, el acompañamiento de los adultos en esta etapa tan importante del desarrollo personal de los jóvenes debe caracterizarse por una estrategia que vaya permitiendo al adolescente, de manera progresiva, desarrollar su autonomía, al mismo tiempo que se alienta un desarrollo pleno de la identidad individual del adolescente, en el marco de un diálogo fluido y de confianza con el adulto.

Finalmente, el adulto tendrá que ser muy cuidados a la hora de tratar asuntos “delicados”, con respecto a los cambios físicos y psicológicos que experimenta el adolescente en este período de su vida, evitando generar cualquier situación incómoda, que lo lleve a este al estrés y al rechazo. Y no olvidar nunca que la mejor fórmula para acompañar al adolescente será siempre darle cariño y comprensión.

seguro estudiantil y educativo en ecuador

Te puede interesar:

10 recomendaciones para ahorrar este regreso a clases
¿Qué hacer en caso de un Siniestro?
Pólizas de seguros: qué son, cómo funcionan
¿Qué es el lavado de activos y cómo prevenirlo?